Colombia Rural. Razones para la esperanza

Hace cuatro décadas era dramático el divorcio de los profesionales con las organizaciones sociales y el empresariado. En la actualidad es incipiente, y aumenta el número de los que se asocian con empresarios amigos de emprendimientos propios del mundo globalizado y de la sociedad de la información y del conocimiento. Ni qué decir del aporte de jóvenes profesionales –miles de ellas mujeres– al fortalecimiento de capacidades, a la difusión y apropiación social del conocimiento, a la búsqueda de alternativas de desarrollo, a la construcción de proyectos comunitarios de vida y a la reducción de las incertidumbres y riesgos que ponen a prueba las capacidades de los más pobres y excluidos. Equipo INDH 2011



Para ver el documento en una nueva ventana, click aquí


 

Información adicional